• ¿Todas las arritmias son iguales?

    Hay muchos tipos de arritmias. Arritmia significa alteración del ritmo. Puede ser que el corazón vaya más rápido (taquicardia) o que vaya más lento (braquicardia). También hay muchos tipos de arritmia dependiendo de si afectan el ventrículo o la aurícula, y si son permanentes u ocasionales. Algunas pueden ser graves, y otras totalmente benignas. 

     

    El tipo más frecuente de arritmia es la fibrilación auricular. Cuando la fibrilación auricular aparece de forma ocasional se llama paroxística. En cambio cuando se mantiene de forma constante sin que haya un ritmo normal se llama persistente. Estos dos tipos de arritmia no son excluyentes, la primera puede derivar en la segunda. 

  • ¿Tengo más riesgo de sufrir un infarto?

    El hecho de tener fibrilación auricular no se es un factor de riesgo para tener un infarto. Sin embargo, las causas del infarto y de la fibrilación auricular pueden ser comunes (presión alta, diabetes, obesidad, etc.). Todos estos elementos incrementan el riesgo de tener un infarto y tener una arritmia.

  • ¿Tengo más riesgo de sufrir una embolia?

    Sí, que un paciente tengan fibrilación auricular le hace incrementar 5 veces el riesgo de sufrir una embolia. Hay que estar atento y si se detectan síntomas de ictus (pérdida de fuerza en las extremidades, trastornos del habla o desorientación) hay que llamar al 112.

  • ¿Tengo más riesgo de sufrir un paro cardíaco?
    La fibrilación auricular es una arritmia relativamente benigna que no conlleva riesgo de paro cardiaco en sí misma, sólo en situaciones excepcionales.
  • ¿Qué complicaciones a largo plazo me puede provocar la enfermedad?

    Se pueden manifestar síntomas como palpitaciones, malestar general, estómago removido, cansancio, entre otros. También se tiene más riesgo de sufrir un ictus y hay que estar atento. Por último, una arritmia que provoque un ritmo cardíaco muy rápido durante un período largo de tiempo (unos meses) puede provocar un debilitamiento del corazón. Pulsa aquí para más información.

  • ¿Es genético?

    La fibrilación auricular no es genética pero, en general, si que por el hecho que el padre o al madre tenga fibrilación auricular, el hijo tiene más riesgo de tener. No es una asociación directa.

  • ¿La operación (ablación) me curará?

    La ablación no asegura la curación al 100%. Después de una operación puede ser que un paciente se cure para siempre, o bien que tenga síntomas ocasionales. Dependerá de cada caso. Sin embargo, al cabo de un año alrededor del 70% de las personas intervenidas ya no tiene la arritmia.

  • ¿Qué porcentaje de éxito tienen las operaciones (ablación)?

    El éxito de las operaciones depende de diversas variables como por ejemplo cómo de afectado está ya el corazón por la arritmia, cuánto tiempo ha durado, cuánto tiempo ha estado sin tratamiento o como de agresiva es, entre otras .

     

    Las cifras de éxito, es decir, de desaparición de la arritmia, se sitúan alrededor del 70% al cabo de un año de la operación. Cuando se trata de una arritmia más agresiva la desaparición de esta está en torno al 40-50%. A veces la arritmia vuelve a aparecer pero los síntomas y las molestias disminuyen mucho.

  • ¿Qué complicaciones puede tener la operación (ablación)?

    Como cualquier procedimiento tiene sus riesgos y lo más frecuente está relacionado con la punción en la pierna: para hacer la operación se hacen subir uno o dos catéteres desde la pierna hasta el nivel del corazón. Esta punción puede provocar un hematoma local. Muy raramente puede haber otras complicaciones específicas (menos del 1%), como embolia o perforación. La mortalidad relacionada con las complicaciones está por debajo de un 1 por 1000.

  • ¿Dónde puedo encontrar más información?

    Si se busca información es importante ir a fuentes recomendadas por organizaciones y médicos de confianza. En este caso, para obtener más información sobre la fibrilación auricular puede visitar: