Síntomas y diagnóstico

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la fibrilación auricular pueden ser diversos, pero lo más frecuente son las palpitaciones, una sensación incómoda del latido del corazón localizada generalmente en la parte izquierda del pecho. Estas palpitaciones normalmente se notan como un latido rápido e irregular del corazón.

 

En otros casos, la fatiga al realizar actividades cotidianas puede ser un síntoma de la enfermedad. Sin embargo, la fibrilación auricular no siempre provoca síntomas y, por tanto, es posible que se diagnostique en una revisión rutinaria.

 

¿Cómo se diagnostica?

En la mayoría de casos, la fibrilación auricular se diagnostica mediante un electrocardiograma. Una prueba simple y no dolorosa a través de la cual se registra la actividad eléctrica del corazón, lo que permite hacer una valoración del ritmo cardíaco.

 

Cuando el paciente sólo nota molestias durante periodos cortos de tiempo (pocos minutos u horas) el diagnóstico puede ser más difícil. En estos casos, se dispone de dispositivos que permiten obtener un electrocardiograma de forma continua durante uno o dos días.

 

 

¿Cómo me puede afectar?

Los pacientes con esta enfermedad generalmente experimentan cansancio, especialmente al principio, y necesitan un tiempo de adaptación. Sin embargo, en todos los casos existen tratamientos y procedimientos que consiguen reducir el impacto de la fibrilación en la vida cotidiana.