Prevención y tratamiento

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la fibrilación auricular consiste en controlar el ritmo cardíaco y prevenir embolias.

 

1. El Control del ritmo cardíaco, que se lleva a cabo con el fin de reducir el número de crisis de fibrilación auricular y disminuir la frecuencia cardíaca durante estas, se hace mediante:

  • fármacos antiarrítmicos
  • ablación de fibrilación auricular
  • control de los factores de riesgo (hipertensión arterial, obesidad, apnea del sueño, ejercicio de resistencia, función de tiroides, diabetes, entre otros)
  • limitación de sustancias estimulantes como el alcohol, el café o el té

2. La prevención de las embolias consiste en evitar la formación de coágulos en el interior de las aurículas de aquellos pacientes con riesgo elevado a través de fármacos anticoagulantes.